Día internacional de los trabajadores

1º de mayo

En 1886, el triunfo de los trabajadores había conseguido la jornada de 8 horas en Estados Unidos; pero la ley no se cumplió en muchos establecimientos y eso produjo huelgas, represión y muertes. A causa de ello fueron juzgados y ejecutados sumariamente cuatro trabajadores de Chicago. De allí que el Congreso de París de la Segunda Internacional Socialista acordó celebrar, cada 1º de mayo, el Día del trabajador.

 

Todos los años para esa fecha ha sido una jornada de lucha para los trabajadores y en la Argentina algunas de ellas han tenido resultados sangrientos como los de Plaza Lorea en 1909 o los de Gualeguachú en 1921, por mencionar algunos.

 

Con la llegada del peronismo, desde el 1º de mayo de 1947, el Estado celebró el día de los trabajadores como festejo callejero en el que el Secretario General de la CGT, Perón y Evita se comunicaban con el pueblo. Fue en uno de ellos, el 1º de mayo de 1952, cuando Evita atacó a los oligarcas y los traidores “Yo le pido a Dios que no permita a esos insectos levantar la mano contra Perón, porque ¡guay de ese día! Ese día, mi general, yo saldré con el pueblo trabajador, yo saldré con las mujeres del pueblo, yo saldré con los descamisados de la patria, para no dejar en pie ningún ladrillo que no sea peronista. Porque nosotros no nos vamos a dejar aplastar jamás por la bota oligárquica y traidora de los vendepatrias que han explotado a la clase trabajadora, porque nosotros no nos vamos a dejar explotar jamás por los que, vendidos por cuatro monedas, sirven a sus amos de las metrópolis extranjeras; entregan al pueblo de su patria con la misma tranquilidad con que han vendido el país y sus conciencias…”

En tiempos de la resistencia peronista, los trabajadores asumieron objetivos que suponían superar los límites de las reivindicaciones salariales para retomar propuestas que incluían la discusión de cómo debía ser el Estado y la sociedad.  Es así que en el programa del primero de mayo de 1968, la CGT de los Argentinos proponía:

• La propiedad sólo debe existir en función social.

• Los trabajadores, auténticos creadores del patrimonio nacional, tenemos derecho a intervenir no sólo en la producción, sino en la administración de las empresas y la distribución de los bienes.

 

• Los sectores básicos de la economía pertenecen a la Nación. El comercio exterior, los bancos, el petróleo, la electricidad, la siderurgia y los frigoríficos deben ser nacionalizados.

 

• Los compromisos financieros firmados a espaldas del pueblo no pueden ser reconocidos.

 

• Los monopolios que arruinan nuestra industria y que durante largos años nos han estado despojando, deben ser expulsados sin compensación de ninguna especie.

 

• Sólo una profunda reforma agraria, con las expropiaciones que ella requiera, puede efectivizar el postulado de que la tierra es de quien la trabaja.

 

• Los hijos de obreros tienen los mismos derechos a todos los niveles de la educación que hoy gozan solamente los miembros de las clases privilegiadas.


Los enemigos del pueblo han encontrado formas de detener el paso inexorable en nuestra marcha por la liberación nacional, pero, sea en la fiesta o en la lucha, lo que los trabajadores no debemos dejar fuera de nuestro alcance es la unidad y la organización, la solidaridad y la movilización para construir la felicidad de nuestro Pueblo y la grandeza de la Nación.

NOTICIAS RELACIONADAS
A 40 años de la emboscada y secuestro de nuestro Secretario General.
28/04/2017
El 24, ocupando las calles, levantamos los nombres de nuestros compañeros.
27/03/2017
HOMENAJE PERMANENTE
DESARROLLO TERRITORIAL