Los campos de detención, tortura y exterminio como monumento a la lucha de nuestros compañeros

24/03/2020

Los campos de detención, tortura y exterminio como monumento a la lucha de nuestros compañeros

 

“Sin memoria, verdad y justicia la Argentina no se puede poner realmente de pie.

´Vamos a recobrar el rol activo del Estado en el juzgamiento de los crímenes de lesa humanidad. Queremos asegurar, con celeridad, el papel que históricamente le correspondió al Estado en cuanto responsable de las políticas públicas que garanticen el proceso de memoria, verdad y justicia.

´En el contexto de la Ley Nacional de Sitios de Memoria, queriendo preservar el recuerdo colectivo del horror de la dictadura, vamos a impulsar la creación del espacio de memoria El Campito, en Campo de Mayo, por donde pasaron más de 5.000 víctimas”.

 

Las palabras del Presidente Alberto Fernández, pronunciadas en la calurosa tarde del 1° de marzo, sorprendió gratamente a todos aquellos que durante muchos años intentaron mantener la memoria de aquel centro de detención, tortura y exterminio ubicado lejos de la Ciudad de Buenos Aires y por lo tanto menos visible a la gran masa del pueblo, pero por el que pasaron miles de detenidos, entre ellos, nuestro eterno Secretario General, Juan Carlos “Cacho” Scarpati.

 

Gracias a su testimonio e insistencia, Abel y Francisco Madariaga, padre e hijo, se reencontraron. Se lo había prometido a Silvia Quintela (madre de Francisco) quien le había salvado la vida hacía un tiempo atrás. Prometió y cumplió, como también cumplió en denunciar los crímenes ocurridos en Campo de Mayo.

Las indicaciones de Scarpati fueron fundamentales para determinar no solo la existencia sino la ubicación casi exacta de El Campito en tiempos de la dictadura. Los militares habían intentado ocultarlo reforestando y haciendo otras edificaciones, pero no contaron con la memoria metódica de Scarpati.

 

Campo de Mayo estaba destinado al olvido si no hubiese sido por la política de derechos humanos iniciada por Néstor y continuada por Cristina quienes rompieron con la falsa reconciliación que pretendía un “borrón y cuenta nueva” de nuestra historia; borrón de la memoria, olvido de nuestros compañeros y compañeras, cuenta nueva para genocidas y sus socios políticos y económicos.

 

Hoy, el compromiso del Presidente Alberto Fernández con la memoria, verdad y justicia nos pone frente a una nueva oportunidad para recuperar el debate histórico y levantar los nombres de los compañeros y compañeras que creyeron derrumbado su proyecto de una patria más justa en una oscura habitación un campo del ejército, y de aquellos que, aferrados con uñas y dientes a la vida, tuvieron la suerte de poder escapar para seguir peleando sin olvidar a los que no pudieron acompañarlo.

 

De concretarse el compromiso presidencial, el Estado habrá realizado lo que militancia ya asumía en las palabras de Cacho en Campo de Mayo hace casi 13 años: “los campos de concentración son un monumento a la ignominia de los militares del ´70, pero son un monumento a la lucha de nuestros compañeros, a todos y cada uno de ellos, a sus sueños, a sus ilusiones, a sus proyectos políticos, a su alegría por la militancia; eso es lo que nosotros queremos recuperar.”

 

Por todos y todas las que pasaron por Campo de Mayo y El Campito, memoria, verdad y justicia.

 

 

MESA FEDERAL DEL PERONISMO 26 DE JULIO

HOMENAJE PERMANENTE
DESARROLLO TERRITORIAL