Los bancos, la pandemia

24/04/2020

Habría que empezar usando una expresión de Bertolt Brecht:

“PEOR DELITO QUE ROBAR UN BANCO, ES FUNDARLO”

 

Nuestro Presidente, el compañero Alberto Fernández, enfrentando correctamente una pandemia más en la historia de la humanidad, debe encarrilar la economía del país para lograr los recursos necesarios para hacer que nuestro sistema funcione. Está emanando decretos donde invierte recursos para poder rescatar a esa economía. Pero, dijo hace tres días: “es increíble la falta de colaboración de los bancos en esta situación”. Entendamos: abre una línea de préstamos los cuales están garantizados por el Estado Nacional para las PyMEs. O sea “0” riesgo. La tasa debería ser baja. Los bancos le pusieron el 24%. Decidió centrar todo en la banca pública, y no decir en castellano antiguo: “qué turros que son los bancos”.

 

Origen de la pandemia

 

Hablar del primer banco de la historia sería remontarnos cerca del 2000 Antes de Cristo (algunas formas más rudimentarias nos llevan al 9000 a.c.), en Fenicia, Asiria y Babilonia, donde ya circulaban los “cambistas”, que proveían de moneda corriente, trocando semillas, que luego prestaban y cobraban con cosecha, que luego vendían y les volvía el dinero, con, algún interés. Este virus, tiene duración desde hace siglos. Y subsiste, en apariencia inmune. El problema es que tiene una estructura molecular basada en el dinero, y de hecho, nuestro sistema, planetariamente hablando, depende del dinero. Más aún, se insertan en nuestras vidas desde pequeños. Eso nos predispone a darle inmunidad. Pero, no sólo su tarea se reduce a los cuidados del dinero de otros, sino a establecer relaciones con los políticos de turno, estrechar sus manos cuando asumen cargos, y de ahí, de ese apretón de manos, introducir sus políticas capitalistas en los gobiernos. Por ejemplo, Gary Cohn, segundo de Goldman Sachs, fue nombrado por Trump como presidente del Consejo Económico Nacional de los Estados Unidos. O bien, la mano de Macri a Luis Caputo, con un prontuario en la banca privada más largo que el del gordo Valor (con perdón del Gordo Valor): Jefe de comercio de activos para la Banca JP Morgan de América Latina, luego de Europa del Este y América Latinapara el Deutsche Bank, hasta nombrarlo secretario de Finanzas M M. Es decir, gobiernos capitalistas + funcionarios de los bancos= pobreza de los pueblos.  

 

Mutaciones

 

Décadas atrás, se guardaba el dinero en el banco para tener algún rédito a lo largo de los años, que nos ayudara a comprarnos “la casita”. Recordemos los barrios que se levantaron con la Fundación Evita, a pagar en 30 años, con la cuota congelada. Pero, desde el año 2001 al 2008, los bancos fueron generando lo que escuchamos en los medios como hipotecas (te doy plata, pero sino me pagas te saco la casa) denominadas “hipotecas subprime”, o bien “hipotecas basura”. ¿Por qué hipotecas basura?, pues porque quien recibía el préstamo tenía más posibilidades de no pagarlo, que de pagarlo. Pero, si bien al que tenía posibilidades de pagar un préstamo le cobraba un interés denominado razonable, a las hipotecas basura le cargaban entre el 1.5 al 7% más. En siete años de desarrollo de la colocación de dinero en hipotecas, no fue a unas cuántas personas que querían su casita, sino que involucraron las economías de países enteros, y cuando todo “cayó”: 1) se dejó quebrar a bancos pequeños, y 2) los políticos de turno salieron a salvar los bancos importantes que estaban al borde de la quiebra, según decían. Podríamos hablar de Grecia y los swaps, España, Italia, Argentina, etc, etc, y estaríamos diciendo nombres de países doblegados por las maniobras financieras, posibles de hacer con vendepatrias mediante, desde luego.

Por otra parte, Goldman Sachs en la crisis del 2008 que mencionamos, recibió del gobierno estadounidense 10.000 millones de dólares como salvataje de sus recomendaciones basura. Un dato: el mundo Salmaniano, como se lo reconoce en Nueva York, está en el puesto 32 del ranking mundial de bancos. Otro dato: los 4 primeros Bancos, son chinos.

 

Otras mutaciones

 

De distintas formas, hemos dicho que los bancos nos ponen condiciones cuando nos prestan plata. Ahora bien, quisiera expresar una frase conocida: “a los bancos no les importa la plata, sino las deudas”. ¿Qué queremos decir con esto?, en tanto más deuda tengas con el banco, más te va a poder imponer, y por lo general, no es solamente quitarte los bienes materiales, sino imponerte la sumisión, el silencio, la dominación. Ej.: “me debés plata, y no me podés pagar, entonces conectame el agua de tu casa a la mía, que yo la quiero, y te saco el agua. Vos no me importa, arréglate”. Los traidores llevaron a Argentina de rodillas a pedir préstamos, y con la excusa de la deuda, nos arrancan las riquezas con explotación de mano de obra y dejan monedas por el favor. (Acuífero Guaraní, bases yanquis, telecomunicaciones, empresas yanquis, Mineras llevándose todo a regalías de explotación irrisorias, como el litio en el NOA, etc., etc.).

 

 

Vacunas en el freezer

 

A todo esto, hemos hablado de los bancos, sus decisiones de a quien prestar y a quien no, o sus imposiciones, sin contar con un Gobierno, un Estado, que se hace presente para defender nuestros intereses. Aparecen, al fin, las ideologías, para nuestro caso, ese Estado debe lograr la INDEPENDENCIA ECONÓMICA y la SOBERANÍA POLÍTICA. Es decir, enfrentar a ese poder financiero, y lograr el beneficio del pueblo, que el pueblo decida sin condiciones sus políticas y disponga de su dinero como mejor le parezca.  No hubo muchos que confrontaron con estos individuos capaces de quebrar países. Pero en el nuestro fue el General Perón. El 24 de abril de 1946, se nacionalizó la banca argentina. A partir de ahí el gobierno direccionaría el dinero de los bancos, y por tanto, se encaminaría al desarrollo de la industria nacional, del comercio interno, del trabajo, del pleno empleo. Pero, ante tantos buenos vientos, en el 55 se encargaron de derrocar a Perón, y más adelante, devolver los depósitos a las manos privadas, regalar la independencia económica y la soberanía política. Solamente, con la llegada de Néstor Kirchner, pareció que recuperábamos algo de eso perdido. Hasta el 2015 con Macri que nos clavó una deuda imposible de pagar. Obviamente, todo a costa de la pobreza de nuestro pueblo, el desempleo, la falta de inversión social, la falta de inversión en la educación, en la salud, en el pueblo.Nada de los dólares de esa deuda fue a parar al pueblo, solo a las arcas de los poderosos. 

 

Viejos tratamientos

 

Pero ¿cómo?, ¿venían los prestamistas/FMI, y en una valija se llevaban la plata? No, la metodología era a través de los bancos, herramientas disponibles para el sistema capitalista y el enriquecimiento de algunos. Pero, por supuesto, amparados por las leyes que instauraron lo traidores a nuestra patria, dónde se puede transferir y sacar dinero del país alegremente. Para colmo, el baluarte Caputo genero con, en otro momento su co-vendepatria Dujovne, las estampidas más consecutivas e importantes en la cotización del dólar. De ahí se abrió un juego de deuda interna, con esos nombres raros como LELIQ, LEBACs, para atraer el peso a altos intereses imposibles de pagar, venta de dólares para resguardar la plata, y acá los bancos se sentaron a la mesa y, una vez más, a hacer la fiesta que después la pagamosnosotros.

 

Inmunidad

 

Increíblemente, esta pandemia descripta aquí, contiene los anticuerpos en nosotros mismos. Los bancos nunca dejaron de ganar dinero por sus “servicios” en toda la historia, guardaron las fortunas de los narcos, del tráfico de armas, de la corrupción, de la trata, de los dictadores, de los traidores, de los vendepatria, e hicieron más plata. Voraz y despiadadamente, hicieron más plata. Personajes empleados como administradores de las riquezas de otros, empobrecieron pueblos y enriquecieron a unos pocos con sus salidas de deudas imposibles (ej.: Cavallo-corralito). Los bancos ya están fundados. Sabemos dónde encontrar a los que nos roban el futuro de nuestros hijos, el presente de nuestras vidas, el ayer que no pudimos. La dignidad. Hay que dejar a nuestro cerebro funcionar para terminar de entender que tenemos que sacar del freezer las ideas demostradas por Perón: IAPI, banca Nacional, Inversiones en las necesidades del pueblo, trabajo, fábricas, la economía a nuestra medida, a nuestra decisión, para nuestro resguardo. Ulises llevó a cabo las luchas más difíciles, y tardo 10 años en volver a su casa. Las luchas de nuestro pueblo son permanentes, pero debemos volver a nuestros derechos, a nuestra dignidad, a estar de pie. No tardemos como Ulises. La decisión que acata la banca privadaes “que Argentina no crezca”. La que había tomado Perón, era el crecimiento. Alberto también. Esperemos que tengamos, todos, la fuerza para sostenerle el brazo al Presidente y que no se lo tuerzan. O si no, si de esta permanente lucha tiene que quedar un banco, que su “obra sea el desierto raso, y no le quede nada”. (“Ozymandias”, Percy Bysshe Shelley).

HOMENAJE PERMANENTE
DESARROLLO TERRITORIAL